Los Bichos de Puertollano

Este blog está dedicado a las fotografías que en estos últimos años he ido haciendo. En particular, las de insectos y plantas en la comarca de Puertollano, incluido el valle de Alcudia, Sierra Madrona, Argamasilla de Calatrava,….. Aunque entradas hay pocas, páginas dedicadas a microfauna y flora hay muchas, y se actualizan continuamente. Utiliza el buscador, o navega por el menú taxonómico y comenta todo lo que quieras.

Espero que os guste.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

II Testing de Biodiversidad en Marruecos. Día V (y último)

El último día de Testing en Marruecos los dedicamos a la reserva natural Jebel Bouachem, un magnífico paraje a muy pocos km de Cefchaouen, lo que nos permitiría regresar a comer y dedicar la tarde a preparar el viaje de vuelta, algunas compras, y paseos tranquilos por la ciudad.

Ruta hasta llegar a los dos lugares donde testeamos el último día.

Paramos primero en una zona de monte mediterráneo bastante espeso, con el tipo de flora y fauna que es de esperar en estos montes: Quercus, Cistus, Erica y las aromáticas que suelen acompañarles. En este caso la quercínea más abundante era el alcornoque, abundaban tres especies de de jara sobre las demás: Cistus salviifolius, C. populifolius y C. monspeliensis. También se podían ver jaras blancas (C. albidus), pringosas (C. ladanifer) y C. crispus. Entre los arbustos, destacar la abundancia de durillos (Viburnum tinus) y de madreselvas (Lonicera implexa); entre las aromáticas quizá la mas abundante sea el cantueso (Lavandula pedunculata).

Durillo (Viburnum tinus), muy abundante en la primera parada.

Erica sp.

Erica sp. Dos muestras de la abundancia de brezos que había en esta zona.

Lonicera implexa. Madreselva.

Cytinus hypocistis. Una planta sin hojas parásita de las jaras, y que crece junto a la base de las mismas.

Paisaje del lugar de la primera parada.

La segunda parada la realizamos en una zona muho más abierta, con un suelo que debe de haber sido cultivado hace relativamente poco tiempo, y cubierto completamente por jaras de la especie C. crispus, y por varias especies de labiadas y algunas leguminosas de pequeño porte, incluidas muchas Erophaca baetica. El prado era atravasado por un pequeño arroyo por el que circulaba agua (algo que aquí en españa es cada vez más raro); en los alrededores de este arroyo abundaban los helechos y algunas jaras de mayor porte que la anterior. Aquí ya se veían volar insectos libando entre las flores, cosa que no habíamos visto en la parada anterior; conseguimos fotografiar varias especies de sírfidos, mariposas, escarabajos, y dos especies de pamphágidos (langostones sin alas o con alas muy cortas, con el cuerpo rechoncho y el lóbulo basal del fémur maás largo que el dorsal), muy abundantes en la manta de Cistus crispus.

Ajete o Lágrimas de la Virgen (Alium triquetrum), una sorpresa que nos esperaba en el arroyo.

Tropinota sp. Un cetónido, muestra de lo que volaba por esta segunda zona.

Uno de los mýultiples helechos que cubrían el suelo en los alrededores del arroyo.

Precioso bupréstido encontrado entre las hojas de Cistus crispus.

Sírfido, posiblemente Eupeodes, libando en las abundantes jaras.

La muy común por aquí Lycaena phlaeas también abundaba en esta zona.

Pamphágido muy abundante en la zona de Cistus cripus y labiadas.

Después de esto, nos despedimos del campo en Marruecos, nos vamos a comer, y a hacer un poco el turista, que tampoco pasa nada.

Expedición después de la mañana de testing, haciendo “el turista”.

Depués a comer, a uno de los restaurantes más finos de la plaza de la Kasbah, el Chez Hicham, donde comimos otra vez estupendamente, destacando esta vez mucho los postres, y donde, como no puede ser de otra forma, nos sentamos al lado de una persona de Puertollano.

Cuscús de verduras, bastante bueno.

Yogur con miel y frutos secos; increible lo bueno que puede estar un simple yogur.

Después de la comida, relax, paseos por la plaza, últimas compras, té, … en resumen, más turisteo del bueno hasta la hora de cenar.

Té en la plaza de la kasbah.

Plaza de la Kasbah.

Antes de cenar en una tranquila plaza junto a la casa de la cultura de Chefchaouen.

La cena la volvemos a hacer en el Ali Baba, para despedirnos de la ciudad. Esta vez más suave, ensalada marroquí y el crepe de chocolate, que estaba buenísimo.

Última cena en el Ali Baba.

Y después, a acostarse que el día siguiente iba a ser duro. Muchas horas de viaje.

Llegada al puerto de Algeciras.

Otra odisea en la aduana, que casi nos hace perder el ferri, el mar un poco alborotado, comida en una pollería de Algeciras, lluvia torrencial en España, y ya por fín, muy de noche, llegada a Daimiel, y despedida.

Una experiencia estupenda; para mí, inolvidable. Tendré que repetir….

El autor afotando. (Foto de Alex)

 

Publicado en Testings, viajes | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

II Testing de biodiversidad en Marruecos. Día IV.

El cuarto día de testing tenemos la intención de cruzar el Parque Nacional de Talassemtane, llegar a la ciudad costera de Oued Lau, e intentar hacer fotos tanto en la playa como en la desembocadura del río.

Lugares de fotografía el cuarto día de testing.

Aunque el tiempo se presenta lluvioso no podemos desaprovechar. Cargamos la furgoneta en la plaza Bab Souk, todo lo rápido que podemos por que hoy hay mercado y podríamos tener problemas para salir.

Cargando la furgo mientras se van colocando los puestos del mercado.

Durante el viaje paramos a hacernos una foto de grupo junto al cartel que señaliza la entrada en el Parque Nacional Talasemtane, y que está situado junto a un espectacular cañón del río Laou, en el que desemboca otro río en forma de cascada, y conocida camo cascada sur.

El grupo al completo

Cascada sur del río Laou

Furgo junto al cartel del parque.

Cuando llegamos a Oued Laou está lloviendo, lo que no impide que demos un paseo por la playa. Solo hay algunos pescadores trabajando, y fotografiamos parte de lo que ellos desechan, y lo que arrastra el mar a la arena.

La verdad es que, aunque hay mucho que afotar, en la playa hay muchos desperdicios de todo tipo, unos arrastrados por la tormenta y otros muchos dejados por las personas. Con todo, la playa está preciosa en medio de la tormenta.

Vista de la playa durante la tormenta.

Pescadores en la playa de Oued Laou.

Cangrejo ermitaño desechado por los pescadores.

Esqueleto de ofiura arrastrado a la playa

Detalle del coral

Hermoso coral arrastrado por la tormenta.

Dejamos la playa, y nos vamos a comer.

En la playa fotografiamos gran cantidad de conchas de moluscos, varios corales, crustáceos (pulgas de mar y cangrejos ermitaños), equinodermos (ofiuras y estrellas de mar) y varios tipos de algas. Curiosamente observamos gran cantidad de mariquitas (Coccinella septempunctata) sobre las algas arrastradas a la orilla, y un galápago leproso que había acabado en el mar arrastrado por uno de los arroyos que desemboca en la playa.

Después de un largo paseo, nos vamos a comer tallín de pescado en un restaurante de la playa. Como siempre en este pais, comemos bastante bien, y por un precio muy ajustado.

Dulces para el té.

Después de comer salimos para intentar fotografiar en la ribera del río cerca de la desembocadura; una zona en la que el río se ensancha cerca de la carretera. La vegetación es la típica de ribera junto con algunas oportunistas que aparecen en zonas que periódicamente se inundan. Fotografiamos insectos y plantas conocidos, leguminosas, umbeliferas, cardos, etc, y una abundante población de plantas de ricino (Ricinus comunis) una euforbiacea muy venenosa, cuyas semillas molidas y cocidas (para eliminar la ricina, uno de los venenos mas potentes de origen natural) se han usado de toda la vida como purgante natural (el aceite de ricino). También es de destacar la presencia de conchas de bivalvos, probablemente de la familia Unionidae, cada vez más raros en la península; por lo que se ve son muy sensibles a la limpieza del agua.

Veonica, posiblemente de la especie V. anagallis-aquatica, muy común en riberas de ríos.

Bivalvo de agua dulce. Posiblemente de la familia Unionidae. En la península cada vez maás raros.

Frutos de la planrta del ricino (Ricinus communis).

Cardo mariano, como los de la península.

Utethesia pulchella, un erébido también común en la península.

Avispilla parásita, probablemente de la familia Chalcididae.

Cuando comienza a bajar el sol, salimos del río y nos dirigimos a la desembocadura a ver que podíamos fortografiar. Nada mas entrar en el camino que conduce a este lugar, nos detiene una persona y nos indica que tenemos solo media hora de permiso, con una actitud muy poco amistosa, así que nos damos prisa, no hay tiempo para bichos. Solo algunas aves, algunas plantas, y sobre todo, impresionantes paisajes. El lugar merecía mucho la pena.

Arco iris. Dos armónicos.

Atardecer en la desembocadura del río Laou.

Charadrius dubius

Compuesta, posiblemente Astericus aquaticus, común en estos arenales.

Pescadores en los arenales de la desembocadura del río Laou.

Transporte de mercancías.

Atardecer en la desembocadura del río Laou.

Ya se pone el sol y estamos bastante cansados. Por suerte, al que le toca conducir es joven y aguanta; yo voy frito todo el camino de vuelta a Chefchaouen.

Mañana último día de salida al campo; visitaremos por la mañana la reserva natural Jebel Bouhachem, muy cercana a Chefchaouen, y por la tarde remataremos algunas compras para preparar la vuelta a casa…

Publicado en Testings, viajes | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

II Testing de biodiversidad en Marruecos. Dia 3

Por fín nos vamos al campo. Aunque las salidas previas por los alrededores de Chefchaouen habían sido muy fructíferas, ya teníamos ganas de campear un rato y ver que nos encontrabamos.

Lugares de testéo en el parque nacional de Talassemtane.

El testing lo planeamos, al menos en principio, en dos etapas. Una primera parada en una zona del parque a baja altitud, y una segunda parada a mayor altitud, ya cerca de los bosques de pinsapos. Tras pasar el pueblo de Bab Taza, buscamos una zona adecuada donde parar la furgo y comenzar a fotografiar; encontramos una zona abierta cubierta de cistaceas variadas (Cistus crispus, C. monspeliensis, y algunas otras), lavandas, etc., que nos parece prometedora, y allí hacemos la primera parada, de al menos una hora.

Rápidamente nos damos cuenta de que, aunque todo se parece mucho a lo que hay en el matorral mediterráneo de por aquí, en cuanto miramos un poco mas despacio aparecen cosas diferentes, o que al menos, no son tan comunes en la península.

Scilla sp., una pequeña liliacea muy abundante en la primera zona de testing.

Un cetónido por identificar, que vimos varias veces a lo largo del testing.

Orquidiea que se parece bastante a una Neotinea maculata.

Meloe por identificar. Un pariente cercano de las aceiteras que hay por aquí (Berberomeloe majalis) y que también eran abundantes en este lugar

Cicindela que parece Cicindela maroccana.

Después de esta parada subimos de nuevo a la furgoneta, y nos desplazamos a una zona más alta, justo por debajo de la línea del bosque de pinsapos, dispersándonos para fotografiar el mayor número de especies posible. Algunos suben a la zona de pinsapos por si pudieran ver la población de macaco de Berberia que queda por aquí, y otros nos quedamos en la zona de quercineas bajo el límite del bosque de abetos.

Aquí la variedad de plantas es muy parecida a la que podemos encontrar en bosques de similares características en la península: robles, encinas, agracejos (Phyllirea latifolia), un gran número de peonías, y demás pequeñas plantas ligadas a este tipo de monte, y entre las que sí se puede encontrar alguna diferencia clara, con especies que son raras o no están presentes en la península. Tmabién entre los insectos se nota la diferencia; otra vez cetónidos  y rutélidos por identificar, y ortópteros peculiares, también presentes en la península, pero mucho mas difíciles de ver, ocupando, a primera vista, el lugar que en los bosques peninsulares ocupan los Nemobius.

Lo que parece ser un rutélido, aún sin identificar, con unas preciosas escamas azul turquesa.

Afotando peonías.

Furgoneta cerca del lugar donde comimos, ya de vuelta a Chefchaouen

Grillo “con gorra”. Posiblemente del género Sciobia o similar.

Después de testear por esta zona, comemos algunas cosas que habíamos llevado. En este caso no hay fotos de la comida, por que nunca en mi vida había probado fiambre mas mala. Compramos una especie de “mortadela” para hacernos bocadillos, y su textura era semejante a morder un tapón de caucho. Realmente incomible. Por suerte también compramos un queso artesano que salvó la comida, junto al excelente pan que hacen por aquí.

Ya en el camino de vuelta a Chefchaouen, aprovechamos que todavía queda luz, y paramos junto al río (Oued Majjo), subiendo una ladera cubierta de aromáticas y leguminosas parecida a un cortafuegos. En ella, otra vez, encontramos especies parecidas a las que podríamos encontrar por aquí, pero como siempre, con algunas diferencias notables.

Lo que parece Lytta vesicatoria sobre una lavandula. Es la conocida como “Mosca española”

Pyrgomorpha. En Marruecos existen, al parecer, seis especies de este género, representado en la Península unicamente por Pyyrgomorpha conica.

Otro grillo “con gorra”. Muy abundants en todas partes.

Empusa pennata. Una constante en todos nuestros testings, y que no podía faltar a este.

Esta vez llegamos a Chefchaouen bastante cansados. Una cena con algún zumo que otro y mucho té, y a la cama, que mañana toca el mar…

Publicado en Testings, viajes | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

II Testing de biodiversidad en Marruecos. Día 2.

Primera mañana en Chefchaouen, y ahora se aprecia bien el color y lo peculiar de esta medina. Nos cuenta alguien de por aquí que estos colores azules que tanto gustan a todos, y que realmente se han convertido en uno de los reclamos turísticos de esta ciudad, no son los que la ciudad tenía en tiempos. Parece ser que se pintaba de este azul las partes a las que se llegaba desde las ventanas, y que tenía algo que ver con evitar la entrada de moscas y otros insectos a las casas.

Ventana típica, pintada de azul “hasta donde alcanza el brazo”

Calle típica de la actual medina.

Realmente, lo que sí se aprecia es la estructura, muy muy parecida al barrio del Albaicín de Granada y a otros pueblos andaluces, ya que fue construida en su mayor parte por musulmanes y judíos huidos de Granada y alrededores tras la “reconquista”.

Pero bueno, aquí habíamos venido a afotar bichos y plantas, así que a eso vamos. Este primer día completo lo dedicamos a dar una vuelta por los alrededores de la ciudad, fotografiando la naturaleza mas inmediata. Por la mañana nos desplazamos al manantial de Ras el Maa, de donde nace un arroyo que forma bonitas cascadas rodeando la medina, y que en tiempos, sustentaba varrios lavaderos, cuyas estructuras todavía están en pie, pero que en su gran mayoría ahora son cafés que te ofrecen un zumo, un te o un café con la mesa metida en el río. Muy bonito, pero un autentico destrozo para el río y los usos tradicionales que, por suerte o por descracia, no se compatibilizan bien con un río completamente (por dentro y por fuera) lleno de turistas.

Manantial de Ras el Maa.

Durante el trayecto fotografiamos muchos insectos, plantas y moluscos, algunos conocidos, y algunas sorpresas agradables como esta pequeña y preciosa avispa, todavía sin identificar, que patrullaba sobre la hoja de una valeriana.

Avispa por identificar.

Díptero por identificar.

Despues de recorrer despacio una parte de este arroyo, hacemos un pequeño descanso en uno de los puentes que lo cruza, y volvemos a la medina a comer. En este caso en el restaurante Alibaba, donde comemos, otra vez, de maravilla, en una preciosa terraza, y por un precio bastante económico.

Descanso en un puente sobre el arroyo.

Terraza en el restaurante.

Terraza sobre la kasbah

Pastela de verduras

Cuscús de verduras

Tallín de pollo

Restaurante Alibabá.

Por la tarde salimos andando hacia el mirador de la Mezquita de Bouzafâar, que se pone de turistas hasta la bandera para ver ocultarse el son junto a la medina azul de la ciudad. En el camino hacemos nuestro testing, y encontramos una buena representación de la flora y entomofauna de esta zona, muy parecida a la peninsular. Casi todas las plantas nos eran conocidas, y la mayoría de los insectos también.

Leguminosa

Silene

Ophrys lutea

Anthocharis belia belia

Conforme vamos llegando al mirador de la mezquita, el tráfico de turistas se va haciendo cada vez mas abundante. Hacemos arriba alguna foto, por que el paisaje realmente lo merece, y volvemos a la ciudad, que ya hay hambre.

Mirando Chefchaouen

“El granaino”

Chefchaouen desde el mirador.

Mañana será otro día. Comenzará el testing de verdad, en las montañas de Talassemtane….

Publicado en Testings, viajes | Deja un comentario

II Testing de biodiversidad en Marruecos. Día 1.

Cartel del Testing de Marruecos.

Llevábamos varios años pensando en desarrollar un Testing en Marruecos, y por fín, gracias a la ayuda de Alex del Moral y Caminos del Guadiana, pudimos organizarlo durante esta última semana santa. El planteamiento era sencillo, cinco días alojados en alguna localidad pequeña y cercana a un paraje que fuera interesante para el Testing; la elección, desde mi punto de vista, fue inmejorable: la localidad de Chefchaouen, además de merecer una visita por sí misma, está en el límite del Parque Nacional Talassemtane, con sus bosques de pinsapos, junto a la reserva natural Jebel Bouhachem, y a no demasiada distancia de la costa. Es decir, que podíamos plantear un testing en distintos ambientes sin desplazarnos demasiado (vegetación de montaña, monte mediterráneo y costa).

El primer día se dedicó casi por completo al viaje. Salimos de Daimiel en la furgoneta de Caminos del Guadiana los nueve participantes en el testing, y cinco horas después estábamos embarcando en el ferry con destino a Ceuta.

Primera parada de la furgo de Caminos del Guadiana.

Peñón de Gibraltar desde el ferry.

Estatua de Hércules con las dos columnas, a la entrada del puerto de Ceuta.

Tras el desembarco en Ceuta, toca la lotería de la frontera de con Marruecos. Para quien no está acostumbrado a estas cosas es importante hacerse acompañar de alguien que sí lo esté, y que sepa donde hay que pagar, cuánto, etc. Es una experiencia que, si uno no está fino, puede convertirse en muy desagradable, con interminables esperas y registros. Después de este trago, que no se dio mal, continuamos por la costa pasando Castillejos (Fnidek); es un tramo de costa que recuerda mucho a la costa española hace algunos años, con actuaciones inmobiliatias en desarrollo totalmente descontroladas (y realizadas por empresas españolas), una urbanización tras otra, etc, etc. Por fin llegamos al Rincón (M’diq), lugar en el que habíamos planeado comer; pasamos a un restaurante en la misma playa, en el que comemos realmente bien, a base de pescado y ensaladas, y por un precio muy bueno.

Aceitunas aliñadas estilo marroquí.

Ensalada marroquí.

Brochetas de pescado.

Comida en M’diq.

Vistas desde el restaurante.

Tras la comida reanudamos viaje, sin prisa, con destino ya en Chefchaouen. Llegamos a las nueve de la noche, nos instalamos en la casa, en el corazón de la Medina, y salimos a cenar a la plaza de la Kasbah. De vuelta a casa, comienza el testing.

La casa dispone de un pequeño jardín y una amplia azotea, en la que situamos un reclamo de luz, con nulo resultado, debido a las bajas temperaturas que se registran por la noche. Sin embargo en los jardines si fotografiamos alguna cosa interesante, como una Loxosceles rufescens, que nos da la bienvenida nada más llegar, y alguna hormiga en mi habitación con la que pude convivir sin problemas.

Loxasceles rufescens en la pared del jardín.

Caracol por identificar, también de la pared del jardín.

Holmigas en la habitación. Posiblemente Cataglyphis.

Tras todo esto, nos vamos a dormir temprano, que mañana será otro día.

Publicado en Testings | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Testing, insectos raros y ciencia ciudadana

Llevamos ya casi diez años celebrando Testings de biodiversidad en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, y en todas las ocasiones nos llevamos sorpresas agradables en forma de insectos y plantas raros, poco conocidos, o simplemente hermosos.

El mundo de la microfauna está tan abierto a estudio en nuestro país que, prácticamente, cada vez que realizamos un testing de manera algo intensiva, como los de las Tablas, el Primillar o Chico Mendes, fotografiamos especies que no han sido citadas antes en la provincia, la región, el país, o incluso alguna vez, que no han sido nunca fotografiados vivos. Esto último ocurrió hace tres años en el testing anual que realizamos en la finca “Los Barranquillos”, en Sierra Morena, gestionada por Forestal Chico Mendes, y catalogada como refugio de fauna. Ese año, en el reclamo de luz que dejamos todas las noches, apareció un pequeño escarabajo que resultó ser Tillus ibericus (Coleoptera:Cleridae), lo que constituía las primeras imágenes de este animal vivo.

Ejemplar de Tillus ibericus fotografiado durante el Testing “Chico Mendes” realizado en mayo de 2015, y que constituye la primera imagen del insecto vivo.

Este insecto había sido descrito pocos años antes a partir de ejemplares conservados en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (1), y que estaban identificados erróneamente.

Naturalmente de esto no nos damos cuenta inmediatamente; nosotros a lo largo del testing fotografiamos toda la biodiversidad que somos capaces de fotografiar, y es luego, en el proceso de identificación que se lleva a cabo por parte de los expertos de la plataforma Biodiversidad Virtual, cuando nos damos cuenta de este tipo de cosas, comenzando la tarea de divulgación de los resultados, devolviendo a la sociedad de alguna manera, ya procesada, toda la información que ha aportado en forma de fotografías. Esto es un ejemplo, en muchos sentidos paradigmático, de lo que se conoce hoy como “Ciencia Ciudadana”, término este que, algunas veces, se utiliza con cierta ligereza por muchas entidades, tanto públicas como privadas. En este caso particular se publica una nota (2) en una revista científica, en la que se da cuenta del hallazgo y del trabajo que llevó a su confirmación.

Situación parecida se ha vuelto a dar este año en el Testing celebrado en mayo en las Tablas de Daimiel; en este caso con una pequeña mosca cazadora.

En un paraje abierto cercano a la Isla de Algeciras, nos detenemos desde hace dos años para ver un pequeño prado de Imperata cylindrica, un pequeño junco propio de zonas arenosas y que tiene en el parque y alrededores una pequeña población, y fotografiar los insectos y plantas que conviven con él. Entre los insectos que aparecen este año se encuentra un pequeño asílido que localizo posado entre las gramíneas, y que cambia de rama cuando me acerco, aunque una vez que me tumbo a su lado para fotografiarlo, prácticamente no cambia de sitio.

Paraphamartania cf. stukei, fotografiada en el PN de las Tablas de Daimiel, a lo largo del Testing de este año.

La sorpresa aparece cuando, a lo largo del proceso de identificación, en este caso gracias especialmente a Reinoud van den Broek y a Piluca Álvarez, aparece la posibilidad de que se trate de un miembro del género Paraphamartania (Diptera: Asilidae), mas concretamente, de Paraphamartania stukei. Otra vez se trata de un insecto descrito recientemente, en 1997, a partir de un único ejemplar hembra capturado en la provincia de Lugo; posteriormente se fotografiaron dos ejemplares, también hembras, en el norte de Portugal; y eso es todo lo que se tiene del insecto. Mas aún, el resto de especies del género, salvo P. syriaca, propia del mediterráneo oriental y oriente medio, son especies descritas todas en la península en los últimos cuatro años, y de las que se tienen escasos datos. En ello radica la importancia del hallazgo, en la distancia y diferencia entre los lugares en los que se ha citado la especie, y el lugar en el que fue fotografiada esta, hecho que a su vez abre la posibilidad de que se trate de una especie no descrita, con caracteres de coloración semejantes a P. stukei.

Otra vez, como antes, el hallazgo da lugar a una nota en una revista científica, que se publicó la semana pasada (3).

Acabo ya animando a todos los aficionados a la fotografía de naturaleza y en la naturaleza, a que sigan en ello. Poco a poco, los datos que se obtienen entre muchos toman forma y contribuyen a pequeños avances en ciencia, pero sobre todo, contribuyen a un mayor y mejor conocimiento de nuestro entorno por parte de nosotros mismos, los que vivimos en él, lo que constituye la clave para poder apreciarlo y conservarlo con criterio.

Referencias:

(1) BAHILLO DE LA PUEBLA, P., LÓPEZ-COLÓN, J. I. & GARCÍA-PARÍS, M. (2003). Una especie nueva de Tillus Olivier, 1790 (Coleoptera, Cleridae) de la Península Ibérica. Graellsia, 59 (1): 57-62.

(2) Cabellos Cano, I. (2016). Primera cita de Tillus ibericus Bahillo, López-Colón & García-París, 2003, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha (Coleoptera: Cleridae: Tillinae). BVnPC 2016:1-7. Accesible desde:

https://www.biodiversidadvirtual.org/taxofoto/revista/2623

(3) Cabellos Cano, I. (2018). Primera cita de Paraphamartania Engel, 1930, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha (Diptera: Asilidae). BVnPC 2018:151-158. Accesible desde:

https://www.biodiversidadvirtual.org/taxofoto/revista/2905

 

Publicado en Bichos, Testings | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Anthomyiidae

Familia de dípteros muscoideos, muchas veces parecidos a pequeñas moscas comunes grises, o con patrones de manchas negras y grises. Se diferencian de los múscidos, en general, por poseer la vena anal extendida, llegando prácticamente al borde alar. Normalmente tienen las alas claras, con la vena M1 mas o menos recta, terminando en el borde del ala.

Anthomyiidae

Anthomyia confusanea

Es una familia bastante polífaga; las larvas pueden ser fitófagas, hasta el punto de que en algunos casos (Delia, Pegomyia, …) pueden constituir plagas importantes. Muchas son saprófagas, habitando en multitud de medios, incluso en nidos de aves ( como Anthomyia), y otras son parásitas de otros insectos.

Anthomyia sp.

Existen unas mil especies a nivel mundial, la mayoría de las cuales se encuentran en el hemisferio norte. En Europa existen unos 36 géneros con, según autores, unas 500 especies, de las que en la Península Ibérica están representadas unas 180, divididas en 28 géneros. De estos géneros, en la base de datos de Biodiversidad Virtual, hay registrados e identificados unicamente tres en la provincia de Ciudad Real, de los que yo he fotografiado unicamente dos, posíblemente los más comunes.

Adia Alliopsis
Botanophila Calythea Chiastocheta
Chirosia Egle
Emmesomyia Enneastigma Eustalomyia
Eutrichota Fucellia Heterostylodes
Hydrophoria Hylemya Hylemyza
Lasiomma Leucophora Mycophaga
Paradelia Paregle Pegomya
Pegoplata Phorbia Subhylemyia
Zaphne  

Referencias y recursos:

Oosterbroek, P. The European Families of the Diptera. KNNV Publishing.

SUWA, Masaaki (1974). ANTHOMYIIDAE OF JAPAN (DIPTERA). Insecta matsumurana. Series entomology. New series, 4: 1-247.

http://ocwus.us.es/produccion-vegetal/sanidad-vegetal/tema_12/page_08.htm

http://www.biodiversidadvirtual.org/insectarium/Familia-Anthomyiidae-cat746.html

http://www.faunaeur.org/full_results.php?id=10882

http://www.faculty.ucr.edu/~legneref/identify/anthomyi.htm

Publicado en Bichos | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario