II Testing de biodiversidad en Marruecos. Día 1.

Cartel del Testing de Marruecos.

Llevábamos varios años pensando en desarrollar un Testing en Marruecos, y por fín, gracias a la ayuda de Alex del Moral y Caminos del Guadiana, pudimos organizarlo durante esta última semana santa. El planteamiento era sencillo, cinco días alojados en alguna localidad pequeña y cercana a un paraje que fuera interesante para el Testing; la elección, desde mi punto de vista, fue inmejorable: la localidad de Chefchaouen, además de merecer una visita por sí misma, está en el límite del Parque Nacional Talassemtane, con sus bosques de pinsapos, junto a la reserva natural Jebel Bouhachem, y a no demasiada distancia de la costa. Es decir, que podíamos plantear un testing en distintos ambientes sin desplazarnos demasiado (vegetación de montaña, monte mediterráneo y costa).

El primer día se dedicó casi por completo al viaje. Salimos de Daimiel en la furgoneta de Caminos del Guadiana los nueve participantes en el testing, y cinco horas después estábamos embarcando en el ferry con destino a Ceuta.

Primera parada de la furgo de Caminos del Guadiana.

Peñón de Gibraltar desde el ferry.

Estatua de Hércules con las dos columnas, a la entrada del puerto de Ceuta.

Tras el desembarco en Ceuta, toca la lotería de la frontera de con Marruecos. Para quien no está acostumbrado a estas cosas es importante hacerse acompañar de alguien que sí lo esté, y que sepa donde hay que pagar, cuánto, etc. Es una experiencia que, si uno no está fino, puede convertirse en muy desagradable, con interminables esperas y registros. Después de este trago, que no se dio mal, continuamos por la costa pasando Castillejos (Fnidek); es un tramo de costa que recuerda mucho a la costa española hace algunos años, con actuaciones inmobiliatias en desarrollo totalmente descontroladas (y realizadas por empresas españolas), una urbanización tras otra, etc, etc. Por fin llegamos al Rincón (M’diq), lugar en el que habíamos planeado comer; pasamos a un restaurante en la misma playa, en el que comemos realmente bien, a base de pescado y ensaladas, y por un precio muy bueno.

Aceitunas aliñadas estilo marroquí.

Ensalada marroquí.

Brochetas de pescado.

Comida en M’diq.

Vistas desde el restaurante.

Tras la comida reanudamos viaje, sin prisa, con destino ya en Chefchaouen. Llegamos a las nueve de la noche, nos instalamos en la casa, en el corazón de la Medina, y salimos a cenar a la plaza de la Kasbah. De vuelta a casa, comienza el testing.

La casa dispone de un pequeño jardín y una amplia azotea, en la que situamos un reclamo de luz, con nulo resultado, debido a las bajas temperaturas que se registran por la noche. Sin embargo en los jardines si fotografiamos alguna cosa interesante, como una Loxosceles rufescens, que nos da la bienvenida nada más llegar, y alguna hormiga en mi habitación con la que pude convivir sin problemas.

Loxasceles rufescens en la pared del jardín.

Caracol por identificar, también de la pared del jardín.

Holmigas en la habitación. Posiblemente Cataglyphis.

Tras todo esto, nos vamos a dormir temprano, que mañana será otro día.

Esta entrada fue publicada en Testings y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .