II Testing de biodiversidad en Marruecos. Día 2.

Primera mañana en Chefchaouen, y ahora se aprecia bien el color y lo peculiar de esta medina. Nos cuenta alguien de por aquí que estos colores azules que tanto gustan a todos, y que realmente se han convertido en uno de los reclamos turísticos de esta ciudad, no son los que la ciudad tenía en tiempos. Parece ser que se pintaba de este azul las partes a las que se llegaba desde las ventanas, y que tenía algo que ver con evitar la entrada de moscas y otros insectos a las casas.

Ventana típica, pintada de azul “hasta donde alcanza el brazo”

Calle típica de la actual medina.

Realmente, lo que sí se aprecia es la estructura, muy muy parecida al barrio del Albaicín de Granada y a otros pueblos andaluces, ya que fue construida en su mayor parte por musulmanes y judíos huidos de Granada y alrededores tras la “reconquista”.

Pero bueno, aquí habíamos venido a afotar bichos y plantas, así que a eso vamos. Este primer día completo lo dedicamos a dar una vuelta por los alrededores de la ciudad, fotografiando la naturaleza mas inmediata. Por la mañana nos desplazamos al manantial de Ras el Maa, de donde nace un arroyo que forma bonitas cascadas rodeando la medina, y que en tiempos, sustentaba varrios lavaderos, cuyas estructuras todavía están en pie, pero que en su gran mayoría ahora son cafés que te ofrecen un zumo, un te o un café con la mesa metida en el río. Muy bonito, pero un autentico destrozo para el río y los usos tradicionales que, por suerte o por descracia, no se compatibilizan bien con un río completamente (por dentro y por fuera) lleno de turistas.

Manantial de Ras el Maa.

Durante el trayecto fotografiamos muchos insectos, plantas y moluscos, algunos conocidos, y algunas sorpresas agradables como esta pequeña y preciosa avispa, todavía sin identificar, que patrullaba sobre la hoja de una valeriana.

Avispa por identificar.

Díptero por identificar.

Despues de recorrer despacio una parte de este arroyo, hacemos un pequeño descanso en uno de los puentes que lo cruza, y volvemos a la medina a comer. En este caso en el restaurante Alibaba, donde comemos, otra vez, de maravilla, en una preciosa terraza, y por un precio bastante económico.

Descanso en un puente sobre el arroyo.

Terraza en el restaurante.

Terraza sobre la kasbah

Pastela de verduras

Cuscús de verduras

Tallín de pollo

Restaurante Alibabá.

Por la tarde salimos andando hacia el mirador de la Mezquita de Bouzafâar, que se pone de turistas hasta la bandera para ver ocultarse el son junto a la medina azul de la ciudad. En el camino hacemos nuestro testing, y encontramos una buena representación de la flora y entomofauna de esta zona, muy parecida a la peninsular. Casi todas las plantas nos eran conocidas, y la mayoría de los insectos también.

Leguminosa

Silene

Ophrys lutea

Anthocharis belia belia

Conforme vamos llegando al mirador de la mezquita, el tráfico de turistas se va haciendo cada vez mas abundante. Hacemos arriba alguna foto, por que el paisaje realmente lo merece, y volvemos a la ciudad, que ya hay hambre.

Mirando Chefchaouen

“El granaino”

Chefchaouen desde el mirador.

Mañana será otro día. Comenzará el testing de verdad, en las montañas de Talassemtane….

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Testings, viajes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.